POLITICA – JOSE ANGEL MARTIN – VERDADES AMARGAS


Dibujo

(Fotografia “el hombre tanque de tiana meng” 1989)

Ramón Ortega, en un poema llamado “Verdades Amargas” escribió lo siguiente: “Yo no quiero ver lo que he mirado, a través del cristal de la experiencia; el mundo es un mercado donde compran honores, voluntades y conciencias….” – fin de la cita -. Siempre, he apuntado el aforismo de que el mundo está conformado por verdades y mentiras. Pocos, son quienes hablan con la verdad. Y a muchos, les gusta vivir conscientemente de sus propias mentiras. Aunque estas, al final se conviertan en las grandes tragedias que han trastornado al mundo y a la humanidad.

Yo he sostenido que siempre es necesario decir la verdad aunque arriesguemos nuestra propia vida, nuestra moral y nuestros principios indelegables. Y aún, cuando comprendamos que en ese acto llamado verdad. Sacudiremos conciencias y vidas, causaremos dolores, molestia, rabia e inmensos resentimientos e incluso daños irreparables. Al final, al analizar la sinceridad de los complejos hechos, las acciones conjuntamente con la política y la historia. Estos últimos, al final serán quienes juzguen, a los hombres y sus acciones en base a la objetividad e imparcialidad, requerida.

En Termópilas yace una piedra en antiguo griego, con palabras del General Leonídas que dice: “Viajero, ve y dile a Esparta que quienes hemos perecido aquí, lo hemos hecho fieles a sus leyes”. Lo importante, lo que transcendió a través de los siglos, no fue la derrota de los Espartanos ante los Persas. Si no, por el contrario fue el inmenso ejemplo moral, la fortaleza y la dignidad que demostraron los griegos como sociedad, Nación ó República. Como también, lo fue el acto inesperado en Tiana meng. A donde un hombre, desarmado con los brazos en alto evito por unos minutos el avance de los tanques del ejército chino. Que se dirigían a la plaza. Donde, miles de estudiantes protestaban exigiendo democracia para su país. Ese acto, fue un episodio de auto reflexión moral para el mundo en 1989. Y una bofetada dada a una sociedad, asiática que no supo comprender en su momento, la grandeza de esta acción. A donde la maldad, los prejuicios políticos y sociales, el poder y la corrupción terminaron con el precio de una masacre. Que todavía el mundo hoy recuerda.

Lo que voy a decir, será doloroso pero tal vez sirva para la reflexión de muchas personas. Que no conozco ni sé como se llaman, pero que siento que necesitan y piden respuestas a sus preguntas. Creo, profundamente que es la hora de sacudir la conciencia y la moral de la tierra de Bolívar. La profesión de Abogado tan maltratada todos estos años y que entiendo es la que ejerzo todos los días de mi vida religiosamente. Debe ser dedicada a dar consejos jurídicos y pedir justicia ante los tribunales. Entiendo pues, que el hombre cualquiera que sea su oficio, debe creer principalmente en sí mismo. En su talento, en su probidad, en su propia capacidad. La fuerza que en sí mismo no podamos hallar dentro de nosotros, no la encontraremos en ninguna otra parte. Conclusión, nunca lograremos nada si no podemos creer en nosotros mismos. Cada uno de nosotros, es un líder. Y un líder, que cree en él conforma y tiene la fortaleza de una Nación.

Ser abogado no es saber solamente el Derecho, sino también es conocer la vida. El derecho positivo (las normas) está en los libros. Pero, lo que la vida nos reclama cada día como ciudadanos, no está escrito en ninguna parte. Decía un doctrinario del Derecho: “Quien tenga previsión, serenidad, amplitud de miras y de sentimientos para advertirlo, será Abogado; quien no tenga más inspiración ni más guía que las leyes, será un desventurado mandadero” – fin de la cita -. Es decir, ser Abogado no es solo interpretar el espíritu de las leyes. Ser abogado, significa también observar, meditar y tomar cada decisión en la vida responsablemente, conforme a lo que observamos concatenándolo con nuestros propios principios de vida. Y sobre todo, cónsono a nuestro discernimiento de lo que es justo y de lo que no lo es.

Deberíamos preguntarnos moralmente, que significa ser líder en nuestro oficio ¿Hacer triunfar lo que es justo y moral ó hacer valer a cualquier costa lo que diga el cliente?. Perdonen, esta breve introducción al Derecho pero es la única forma de hacer valer lo que deseo expresar.

Adminiculando, todo lo anteriormente expresado y aplicándolo a la conciencia ciudadana, como colectivo. Me atrevo a decir, que Venezuela se encuentra en uno de los momentos más difíciles y aciagos de su historia, porque quienes están llamados a defenderla se mantienen timoratos. Cabizbajos, insensibles e inconscientes de su deber patriótico. E inoperantes, ante los abusos de un gobierno que se ha convertido en una tiranía. Y quienes, se hacen llamar líderes de oposición se han dedicado – lea bien – 14 años; no una semana ni cuatro día. – Repito – 14 catorce años a cohabitar con su verdugo. En una suerte, de prostíbulo político donde lo que prevalece no es la Constitución ni las leyes, ni mucho menos la independencia de los poderes. Si no, los intereses, prebendas y negocios entre las dos dictaduras.

Si!!! Dos dictaduras. Porque aquí, los ciudadanos independientes. Me refiero, a quienes no nos sentimos identificados con los que día a día traicionan a la patria. Nosotros, somos tratados por esa dirigencia como ciudadanos de segunda y no tenemos derecho a nada, ni siquiera a reclamar. Y aunque parezca un cuento kafkiano debemos aceptar de ellos, no solo excusas que ni un retardado mental aceptaría. Sino, también debemos tener sangre de horchata para soportar hasta la más irónica risita como la de la tarde del 8 de Octubre.

 Cada bando tiene sus propios negocios e intereses. Algunas veces, protegen sus negocios individuales y otras veces trabajan en  forma conjuntas detrás de bastidores. Me da pena, siento vergüenza y me siento asqueado de ser representado por hombres. Que no quieren ni tienen el coraje civil de defender a la Nación; sino por el contrario, lo que desean es salir tras una cámara de tv en aire acondicionado. Y a demás, que no tienen los testículos para defender a una mujer, conculcada, ultrajada, mancillada en su honor y en su virtud. Y a demás de ello, no tienen ni siquiera la gallardía de llamar comunistas a quienes nos amenaza con una hoz, y que roban y asaltan el patrimonio público del Estado, todos los días.

La verdad, es que con sus excepciones muy escasas porque sería injusto meter a todos en ese mismo saco. Ellos, han olvidado lo que significa ejercer la noble profesión de la política. Tanto los más viejos, como los más jóvenes. La cesta de la oposición está llena de manzanas podridas. Y si estoy equivocado, que alguien me responda porque el diputado Juan Carlos Caldera no ha sido sancionado ni siquiera moralmente, por su partido.

 Me pregunto, en quien vamos a confiar. A caso, esta dirigencia opositora no se ha dado cuenta del polvorín sobre el cual estamos montados. Se olvidaron del tema del Fraude electoral; la explosión en AMAUAY quedo en una entelequia. Porque, la oposición no ha sido sincero con el país y no le ha explicado que en Venezuela la Democracia murió hace 20 años. Cuando grupos económicos, de comunicación y élites sociales acompañaron un golpe de estado en 1992. Porque, no les decimos a los ciudadanos que aquí la única ley que existe, es lo que dice, hable ó mande Hugo Chavez. Porque, los partidos políticos no permiten a los ciudadanos ejercer sus derechos constitucionales, porque no llamamos a los ladrones y a sus cómplices por sus nombres. Todos, los conocemos. Ellos no tienen ideología, ellos se cambian de bando dependiendo de los ceros a la derecha que le coloquen en los cheques y en sus cuentas. En nombre de la reconciliación política, hemos aceptado en la oposición a cualquier tipo de roedores, ó me equivoco. Pero para los pendejos, para los más ignorante y los más pobres lo que le queda es calársela. Porque en la MUD, solo mandan los partidos, los ciudadanos chito.

Dejamos, morir a Franklin Brito ¿Y a donde estábamos nosotros? Viendo tal vez, la noticia por Globovisión. Ningún magistrado, ningún fiscal, ningún defensor público, ningún defensor de derechos humanos, en nombre y representación propia, como ciudadano. Se ha plantado al frente del país, y ha hecho un acto de constricción y de solidaridad declarado públicamente su repudio los actos. Cometidos, en contra de todos estos ciudadanos ¿Esa es la justicia humanista y socialista de Venezuela?. Pero, lo más grave es saber que los propios ciudadanos quienes tuvieron la oportunidad de elegir a la juez en un circuito como diputada para otorgarle la libertad. Como, por ejemplo paso en el caso de Biaggio Pilieri. No votaron por ella, sino que prefirieron seguir las líneas políticas de la MUD. ¿Eso, es conciencia ciudadana? ¿Quiénes son los verdaderos culpables?. Y después, hablamos de que somos solidarios.

Aquí todos los días hay un escándalo de corrupción; se caen aeronaves militares y nadie responde ni asume responsabilidades. Vivimos, en un país donde salir a la calle a cualquier hora, significa tal vez ganarse un ticket directo, al cementerio. Pero quienes protestan por la inseguridad, lo llaman radicales. Y quienes no ayudan y no quieren  protestar pero desean salir de esta podredumbre, asumen la posición más fácil. Salir a votar, con el pretexto de que la Democracia está en riesgo o quedarse en su casa para no rayarse con el gobierno, porque algún tipo de interés tiene. Y me pregunta, su vida, sus bienes y su futuro no está en peligro teniendo el comunismo en la puerta. O es que no quieren entender, que el comunismo NO SALE CON VOTOS!!!!. Si estoy equivocado. Que alguien, me dé un ejemplo del algún caso que haya pasado.

El problema de este país, y es mi visión muy particular. Es que en la casa de la oposición, existe la anarquía. Y aquí, es líder solamente quienes son “ungidos” por determinado grupúsculo. Acusan de anti política, a quienes se atreven hablar mal de los partidos. Pero, no se dan cuenta que son ellos los propios partidos quienes practican la anti política. Cuando no escuchan a los ciudadanos, cuando no apoyan a los ciudadanos en sus motivaciones, sus reclamos y acciones. Pero sobre todo, cuando los estigmatizan con un mote – repito – de radical ó de anti político. E incluso, ahora hasta se dan el lujo de censurar programas en medio de comunicación. Porque, sencillamente al igual que el chavismo practican y entienden el poder como una hegemonía total. Si no, pregúntenle a los Salas quienes aspiran tener ya 30 años mandando en el Estado Carabobo, por dar un ejemplo. Entonces, cual es la diferencia con Chavez.

La verdad, es que si ud. tiene un carro y lo llevo 14 veces a un mismo taller. Y las catorce veces, el carro le sale cada vez peor. ¿Seguiría ud. llevando su carro al mismo taller? Ni de vaina – perdonando la expresión -. Bueno, así estamos con esta oposición que se niega una y mil veces a renovarse. Y que cada día, nos lleva a un hundimiento peor. Por las decisiones políticas, que en vez de ejecutarse en función del país. Se toman, en bases a intereses, prebendas y  candidaturas políticas.

Y lo peor, es que se atreven después de tener dos años engavetada la ley de amnistía. Debido a la presión ciudadana ahora es que están tratando de montar el mamotreto. Cuando incluso, uno de sus consabidos líderes dijo en una reunión privada: “Para que, iban apoyar esa ley si a nadie le interesan los derechos humanos.”. Tremendo líder, verdad. E incluso, se dan el lujo de mantenerse en un estado de negación a toda una nación y edulcorar el nombre de la ley con la palabrita mórbida de “reconciliación”. En vez, de llamarla ley de amnistía para presos, perseguidos y exilados políticos, ó es que aquí no hay presos políticos, ni perseguidos, ni exilados. Y el descaro es tal, que hasta un diputado dijo que el “nombre” no tenía ninguna importancia. Es decir, más mentira y eufemismo para el pueblo. Porque, ahora con la situación actual. Con un presidente, con permiso indefinido. Yo, quiero que me expliquen cómo van hacer para aprobar esa ley, si no movilizan al pueblo opositor.

Y para ponerle la guinda al pastel. Ahora, resulta que según un jurista de alto renombre las Comunas están en la Constitución. Seguramente, lo aprendió aquel día que apareció hace años por tv. Brincando en una calle, celebrando el hundimiento de la CTV. Y hasta hoy, la MUD no ha dicho absolutamente nada, ni siquiera ha dado una respuesta oportuna y respetable ante tal leguleyada y adefesio jurídico expresado por el leguleyo. Será, que se olvido que la base organizacional del Estado conforme a nuestra constitución son los Municipios y no las comunas. Y que en la Constitución, no aparece nombrada la comuna por ninguna parte.

Pudiera pasar horas, dando ejemplo y hablando de esta dirigencia. Que no me cansare de repetirlo, no ha comprendido su papel ni su responsabilidad histórica ante el país. Y que decidió, cruzarse de manos y esperar una solución biológica y natural a su problema político. Sin darse cuenta, que Cuba ha esperado también esperando esa misma solución por más de 50. Será, que estos señores no quieren enfrentar la realidad y quieren vivir como peter pan en la tierra de nunca jamás. Y pretenden, mantenernos adormitados mientras que el comunismo avance cada día en Venezuela. Realmente, la verdad es que el país les quedo grande. Yo no me hice abogado, para mentirles a los ciudadanos. Lo cierto, es que debemos tomar la constitución y la bandera y prepararnos con toda la fuerza de forma pacífica, para defender a nuestros hijos, nuestras familias y nuestras propiedades. Pero sobre todo, para defender al país.

No podemos seguir, así. Es necesario, que los ciudadanos comprenda que cada uno es su líder. Y que deben alzar su voz y reaccionar ante los hechos que vemos todos los días. Es necesario, que tomemos conciencia acerca de hacia donde están dirigiendo esta indigencia roja y comunista al país. No se trata de ser revolucionario, radical, antichavista ó guarimbero. Se trata, sencillamente de ejercer una ciudadanía, conforme a nuestros derechos constitucionales, organizados y conscientemente. Los tiempos que se aproximan serán muy duros, y todos lo sabemos aunque no hablemos abiertamente de ellos. Pero, serán más duros si no tenemos la voluntad de defender la Constitución y la Nación que nos hemos dado por siglos. Y si no, tenemos, la capacidad de reflexionar sobre estas verdades amargas, nos guste o no.

Abg. Jose A. Martin

twitter:  @lamzelok

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47.426 seguidores

%d personas les gusta esto: