OPINION – LOS ESCRITOS DEL GENERAL VIVAS: COMUNICADO NÚMERO AOVP-001-041900MAR12


El pasado jueves 1 de marzo finalizó el juicio militar en mi contra, en el que fui absuelto de los delitos militares de insubordinación y desobediencia, pero declarado culpable de cometer el delito militar de falta al decoro y condenado a 4 meses y 15 dias de arresto, por haberme opuesto, cuando era un General en servicio activo, y dentro de las filas del Ejército, a la penetración cubana en las fuerzas Armadas venezolanas, y a la entrega de nuestra patria y rendición de sus armas cargadas de gloria y honor militar al estado terrorista y narcotraficante cubano propiedad de los sanguinarios ancianos Castro, enemigo a muerte de Venezuela y de todos los venezolanos, y del que ahora somos sin duda alguna y en forma vergonzosa, una colonia, puesto que Hugo Rafael Chavéz Frías, el más grande traidor a la patria que ha existido en Venezuela desde julio de 1811 hasta la fecha, y quien lamentablemente hoy ocupa la presidencia de la república, se encuentra en este momento “gobernando” a nuestra patria desde Cuba y ha dejado bien claro que “EL ASIENTO DEL GOBIERNO DE VENEZUELA ACTUALMENTE ESTA EN LA HABANA” http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/120303/chavez-deja-claro-que-asiento-del-gobierno-esta-en-la-habana

Durante ese juicio yo no estaba defendiendo nada personal, no estaba defendiendo mi libertad solamente, sino la libertad de todos los venezolanos, pero… aunque cueste creerlo, y como siempre ha sido desde que estoy en esta lucha que ya lleva mas de 5 años… ESTUVE SOLO… solamente estuvieron presentes mi familia, mi abogado el Doctor José María Zaa, la Licenciada y dirigente social Salvadora Guaraco, los traidores que me acusaban, los que me condenaban y los estudiantes universitarios (UCV) Manuel de la Cruz, Jaime Blum y Yorman Hernandez, más nadie había en una gran sala cuya capacidad sobrepasa las 100 personas sentadas.

Esta condena a mi persona por haber cumplido con mi deber, con mi juramento, ante el desinterés de todos los venezolanos, constituye la anuencia tácita de toda la nación a la liquidación de su institución militar desde su concepción constitucional y un aval a la presencia del invasor cubano contra el que estoy luchando. Junto a mi persona, fueron también condenados moralmente, todos los militares institucionales que aún permanecían en filas, quienes ahora no tendrán otro camino que irse o aceptar estar al servicio del invasor cubano y el traidor que le sirve.

Esta condena a mi persona es una condena también para todos los militares institucionalistas venezolanos fieles a la república fundada en 1811 por el Generalísimo de Mar y Tierra Don Francisco de Miranda, y todos nuestros libertadores. Es la estocada final a la FAN INSTITUCIONAL que muchos exigen hipocritamente “De la boca para afuera” que los defienda, pero que en la realidad no hacen, y no hicieron nunca nada para defenderla. .. Pues bien, esa FAN institucional que ustedes llaman todos los días para que los salve de la dominación cubana, para que los defienda de la tiranía, la opresión y la barbarie comunista… ¡YA NO EXISTE!… y eso es gracias, en gran parte, a su apatía como ciudadanos, a su indiferencia ante su destrucción y a su desinterés en defender una institución fundamental para la libertad que les pertenece… o que les pertenecía, puesto que mientras se extingue la llama democrática, nacionalista, republicana y libertaria dentro de ella; proporcionalmente va creciendo la infección cubana que humilla a Venezuela, deshonra a nuestros héroes y degrada nuestra sociedad.

A partir de ahora, cada vez que alguna persona salga públicamente llamando a la FAN venezolana exigiéndole que cumpla su deber, pidiendo que lo defienda y preguntando ¿Donde están los militares institucionales? espero que alguien le diga que ¡ AQUÍ HAY UNO! que los representa… pero que ante el silencio de todos ha sido condenado y ahora… ¡ESTA ARRESTADO! por hacer precisamente lo que está pidiendo, mientras él estaba dedicado a “Cosas más importantes”, a sus asuntos personales, a sus negocios, o tal vez tomándose un merecido descanso en la playa. Que alguien le diga que ahora … ¡VA A TENER QUE DEFENDERSE EL MISMO!

No obstante, y a pesar de que me siento en la mas absoluta soledad, abandonado por mis conciudadanos, a pesar de todo, seguiré adelante… seguiré luchando solo, con los medios a mi alcance; por la libertad, la democracia y la independencia de Venezuela, para que cuando llegue la hora de mi muerte, pueda tener el honor de estar al lado de quienes han peleado por ella y no al lado de los traidores que la han entregado a sus enemigos, de los cobardes que no han hecho nada por defenderla, o de los miserables que solo se dedicaron a sacar provecho económico o político de su entrega, de su miseria y de su destrucción.

No se puede defender a quienes no les interesa ser defendidos.

General Ángel Vivas

¡MUERTE A LA TIRANIA Y LARGA VIDA A LA LIBERTAD!
Generalísimo Francisco de Miranda
2 de Febrero de 1806

FUENTE:  LOSESCRITOSDELGENERALVIVA.BLOGSPOT.COM 

NOTA: El presente articulo se reproduce sin perjuicio de los Derechos de autor, quien por cortesía permite su reproducción en este site.