CORREO DEL CARONI – 55 niños asesinados en Ciudad Guayana este año


El criminólogo Fermín Mármol León; el director de la ONG Paz Activa, Luis Cedeño; el representante de Cecodap, Oscar Misle y la coordinadora del Centro de Formación de Fe y Alegría, Luisa Pernalete, concuerdan que la sociedad venezolana se ha acostumbrado a los embates de la violencia.

“Sólo en Ciudad Guayana han asesinado a 55 niños en lo que va de año (…) Lo más triste es que ellos mismos son testigos de lo que ocurre (…) y se han acostumbrado a ver todo con naturalidad e indolencia”, expresa la coordinadora del Centro de Formación de Fe y Alegría, Luisa Pernalete, citando la data de homicidios que ha levantado Correo del Caroní este año.
La violencia se asentó en el país, y el Estado no ha sabido contrarrestar el problema.
Las víctimas son en su mayoría niños y adolescentes ya envueltos en la cotidiana criminalidad que azota a sus sectores; indiferentes toman el camino de la violencia como forma de vida o permanecen impasibles a la muerte.
“Es muy grave que (la violencia) se haya naturalizado en nuestra sociedad (…) en los adultos y en los más pequeños. Esto, de manera directa o indirecta, los involucra en ese mundo”, comentó el director de la Fundación Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), Oscar Misle…

Germán Dam V.

El pequeño se preparaba para almorzar junto a su familia cuando a lo lejos se oyó una detonación. Lo identificó de manera inmediata: era un disparo. Salió corriendo de su casa, apenas con un short azul puesto para ver qué había ocurrido.

Rápidamente llegó a la esquina de la calle Tamanaco de la Ruta II de Vista al Sol, en San Félix, donde yacía muerto Erqui Johan Martínez, de 29 años. Se ubicó a unos seis metros del cadáver. Sus ojos y oídos captaban todo tipo de detalles para luego contárselo a sus hermanos y padres.

Se quedó en la escena del crimen junto a una veintena de menores hasta que la Policía científica (Cicpc) recogió el cadáver. Volvió a su hogar y relató los datos que pudo recabar durante las dos horas que estuvo presente en el sitio del suceso. Luego almorzó.

Diariamente en Ciudad Guayana y en toda Venezuela ocurren escenas como éstas. Niños y adolescentes presencian los efectos de la violencia en la sociedad en la que viven; se vuelven un eslabón del círculo vicioso de la espiral de violencia.

“La impunidad produce imitación”
Venezuela ocupa la tercera casilla de los países con más homicidios en el continente americano; es el noveno con más secuestros del mundo; está entre los 11 más corruptos y cierra 2011 reseñado en el informe de drogas de las Naciones Unidas (ONU), por segundo año consecutivo.

Con esta radiografía, el criminólogo Fermín Mármol García describe la situación de la violencia en el país, fenómeno que ha permeado hasta los más jóvenes, quienes se ven involucrados, como víctimas o victimarios, en 87 por ciento de los delitos violentos del país.

“El oficio… la profesión del delincuente es beneficiosa y de poco riesgo… y esto no es apología al delito, es una realidad a la que nos acostumbramos y con la que el Estado debe luchar para que se acabe la delincuencia infanto-juvenil”, asegura el experto.

Explica que las bandas criminales han tomado los espacios dejados por la pérdida de valores, a causa de la destrucción de la familia como núcleo de la sociedad y el Estado poco ha hecho para contrarrestar esta situación. “La impunidad produce imitación”, concluye.

Violencia cotidiana
Para el sociólogo y director de la ONG Paz Activa, Luis Cedeño, la violencia se ha vuelto una costumbre. “Es preocupante cómo los niños saben distinguir un disparo de cualquier otro sonido”, asevera.

Destaca que para los jóvenes ya es normal ver cuerpos en las calles y aceras de sus barrios.

“La violencia se ha enquistado en el consciente colectivo y la gente ha empezado a ver y a actuar con naturalidad ante este fenómeno social. La manera de combatirlo es combatiendo la impunidad… ampliando la cantidad de funcionarios en la calle”, comenta Cedeño.

Reitera que el problema es que los niños y los adolescentes ya aprendieron a “ver, escuchar y hasta oler” la violencia que azota a sus sectores y ven cómo las autoridades se encuentran de manos atadas para combatirla.

Participación directa e indirecta
“Es muy grave que (la violencia) se haya naturalizado en nuestra sociedad… en los adultos y en los más pequeños. Esto, de manera directa o indirecta, los involucra en ese mundo”, comenta el director de la Fundación Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), Oscar Misle. Directa es cuando el niño o adolescente asume que las acciones violentas son la vía de resolución de sus problemas y repiten esta conducta; mientras que la indirecta es cuando ven que el delincuente no es castigado y acepta esta realidad.

Misle lamenta que este fenómeno haya llegado a donde los pequeños deberían estar más seguros: el hogar y la escuela. Ve de manera alarmante que la violencia no distingue clases sociales y que el valor de la vida ha sido relegado a un segundo plano.

“Para combatir esta situación debemos revisarnos y ver cuán violentos somos y comprender que este comportamiento puede reforzar una conducta similar en nuestros niños. Deben haber más espacios donde se instruya a los pequeños y aplicar políticas públicas efectivas”, reflexiona Misle.

“Nos estamos insensibilizando”
La coordinadora del Centro de Formación e Investigación de Fe y Alegría y cooperadora por el estado Bolívar del Observatorio Venezolano de Violencia, Luisa Pernalete, afirma que la cultura de la violencia ha tomado mucho espacio en el país y aún no existe un dique contra ella.

“No hay políticas públicas, a corto, mediano o largo plazo, que protejan a los niños y adolescentes de este problema. Todos esos hechos que a diario ocurren sólo indica que nos estamos insensibilizando… nos parecen normales cosas que no lo son”, destaca.

Se refiere a la violencia como una avalancha que se está llevando por el medio a la población más vulnerable de la sociedad venezolana y reitera que el Estado no ha hecho nada… no ha creado políticas públicas efectivas, para controlar esta situación de violencia e impunidad crítica.

“Sólo en Ciudad Guayana han asesinado a 55 niños en lo que va de año. Eso es más de un salón de clases. Lo más triste es que ellos mismos son testigos de lo que ocurre a diario en la ciudad y se han acostumbrado a ver todo con naturalidad e indiferencia”.

Lo que dice la ley

En la Constitución Nacional, en su artículo 78º, se establece que:

“Los niños, niñas y adolescentes son sujetos plenos de derecho y estarán protegidos por la legislación, órganos y tribunales especializados, los cuales respetarán, garantizarán y desarrollarán los contenidos de esta Constitución, la Convención sobre los Derechos del Niño y demás tratados internacionales que en esta materia haya suscrito y ratificado la República. El Estado, las familias y la sociedad asegurarán, con prioridad absoluta, protección integral, para lo cual se tomará en cuenta su interés superior en las decisiones y acciones que les conciernan. El Estado promoverá su incorporación progresiva a la ciudadanía activa, y creará un sistema rector nacional para la protección integral de los niños, niñas y adolescentes”.

La Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente (Lopna), en su artículo 32º trata sobre la integridad personal del menor:

“Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a la integridad personal. Este derecho comprende la integridad física, síquica y moral.

Parágrafo Primero: Los niños, niñas y adolescentes no pueden ser sometidos a torturas, ni a otras penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Parágrafo Segundo: El Estado, las familias y la sociedad deben proteger a todos los niños, niñas y adolescentes contra cualquier forma de explotación, maltrato, torturas, abusos o negligencias que afecten su integridad personal. El Estado debe garantizar programas gratuitos de asistencia y atención integral a los niños, niñas y adolescentes que hayan sufrido lesiones a su integridad personal”.

Fuente:  Correo del Caroni

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 51.032 seguidores

%d personas les gusta esto: