REPORTAJES – EL COMPROMISO DE SER COMUNICADOR – 30 aniversario de su muerte: La memoria extraviada de Renny


Al cumplirse 30 años de su muerte, el archivo audiovisual del animador está casi desaparecido.

¿Nostalgia por Renny?

”Renaldo José Ottolina Pinto, la mayor figura de la animación en las televisoras venezolanas, murió hace 30 años. En RCTV sólo guardan seis cintas con sus programas y en VTV se han recuperado, hasta ahora, dos. A Renny Ottolina le sobreviven tres hijas y tres nietos, el silencio de las pantallas venezolanas y el entusiasmo con el que sus compratriotas le recuerdan.”…..

Hay que bajar varios pisos, hasta que se agotan las escaleras. Al fondo de un cuarto frío, donde congelan la memoria para que no se arrugue, en el primer tramo del estante número 18, están 6 cajas azules . Eso es lo que queda en el archivo de RCTV de los miles de programas que hizo Renny Ottolina durante los 7 años en los que trabajó como animador en ese canal.

La causa de tan precaria dote audiovisual está en 1978, año en el que Renny murió 2 veces: el 5 de enero, cuando un incendio devoró los archivos del canal de Quinta Crespo y calcinó las pruebas físicas de su poderío comunicacional y, 2 meses y 11 días después, cuando el animador viajaba hacia la isla Margarita en una avioneta privada que se estrelló en Vargas, donde se calcinó todo lo demás. Hoy se cumplen 30 años de su segunda muerte, que ha sido tan volátil como la primera, y en la pared del cuarto de archivo de RCTV se lee una advertencia que no deja de ser una plegaria: “No obstruir los equipos contra incendio”.

Cuñas, programas de variedades, show musicales en los que lanzó al estrellato a notables cantantes venezolanos y a los que invitó a los artistas más importantes del planeta para la época; programas pedagógicos, producciones especiales internacionales y nacionales, y avances tecnológicos de producción. Desde mediados de los años cincuenta hasta mediados de los setenta, no le faltó a Renato José Ottolina Pinto ninguna asignatura por cursar en la televisión venezolana. Ni siquiera pasó por alto el requisito de la muerte trágica y repentina mientras su carrera se reinventaba de una manera inesperada, al convertirse en candidato presidencial. A pesar de esto, en los archivos de las plantas televisivas donde trabajó –Venezolana de Televisión, de manera breve, y RCTV, donde se hizo archifamoso– su nombre es un extravío, un percance, un vacío.

“Tengo 9 años en la empresa y lo que recibí de Renny fueron 6 videos, que ni siquiera es lo más representativo de su labor. En el incendio de 1978 se perdió mucho. Además, gran cantidad de material estaba en formato 2 pulgadas y en esa época no había la cultura ni equipos para la transformación digital que se está haciendo ahora para resguardar ese patrimonio. Es triste que se cumplan 30 años de su muerte y no tengamos material suficiente para hacerle un buen homenaje”, lamenta Cemiramis Rojas, jefe de la videoteca y libretos de RCTV.

Parte del Miss Venezuela 1971, Renny Presenta a Cherry Navarro, El Angelito más Pequeño, un especial de Raphael y Renny Presenta a Tom Jones es algo de lo que queda.

Para Rhona Ottolina, hija del animador, el asunto trasciende las pantallas que, por cierto, transmiten a diario capítulos de El Chavo del Ocho y de Cantinflas: “No hay ni una esquina, ni un chorrito de agua que tenga el nombre de mi papá”, dice.

Carlos Alarico Gómez, autor de la biografía Renny Ottolina (Biblioteca Biográfica Venezolana, 2007), no comprende el silencio. “¿Por qué no se repiten los programas? Es una buena pregunta. Renny hizo una serie llamada Conociendo a Venezuela para Quererla Más, que era una obra de arte. La nueva generación la disfrutaría tanto como nosotros”.

En Venezolana de Televisión (entonces Televisora Nacional) están tratando de recuperar, desde hace tres años y con apoyo de la Biblioteca Nacional, los recuerdos audiovisuales que corrían peligro en los húmedos sótanos. De hecho, una de las recepcionistas del canal advierte: “Pero eso de Renny estaba en un sótano y creo que se perdió”.

Personal del equipo del archivo audiovisual explica: “Del material inventariado hay dos programas de Renny Presenta.

Se cree que son más, pero están en proceso de rescate. Hay material en un estado delicado, pero no se puede asegurar que entre esos esté algo de Renny”.

Gómez proporciona otro dato: “El programa Churún Merú está en VTV. Iban a borrar todo eso y a regrabarlo. Yo les dije que es el equivalente a Doña Bárbara en audiovisual”. Bolívar Films, empresa productora con la que Renny trabajó como locutor, se convirtió en la receptora de los recuerdos más valorados de Rhona.

Allí atesoran, sobre todo, noticieros y programas de radio. El portero del edificio donde vive Rhona no se aguanta y repite el clásico de la nostalgia venezolana: dice que Renny era el número 1, que nadie quería a Venezuela como él, que hizo “un programa bellísimo en la Torre Eiffel”. Pero no recuerda quien quiere, sino quien tienen con qué. Rhona se lamenta: “Yo he puesto a la orden El Angelito más Pequeño para que sea un clásico de Navidad, pero no me paran. Me da lástima la Venezuela sin Renny, esa que no ha podido conocer su trabajo. Sobre todo porque su mensaje está más vigente que nunca. Mi papá estaba ‘sobrao”.

Por LAURA HELENA CASTILLOlcastillo@el-nacional.comEl Nacional .

Fuente: Facebook

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 51.073 seguidores

%d personas les gusta esto: